domingo, 2 de julio de 2017

Final de temporada



















Parece mentira, pero ya estamos a finales de junio y toca de nuevo cerrar la temporada y despedirse hasta dentro de unos meses. Desde el 13 de octubre hasta el día de hoy han pasado por esta columna los flojos blockbusters del verano pasado, el último Festival de Sitges, la Fiesta del Cine, las últimas cintas Marvel, series de todas las nacionalidades, Donald Trump, el universo Star Wars, Tom Cruise, el Óscar a Jackie Chan, HBO España y Amazon Prime Video, Bill Paxton, The Leftovers y, por supuesto, el bienvenido aluvión de noticias sobre futuros rodajes en la provincia de Almería, con el Domino de Brian De Palma como última incorporación a nuestra soleada Tierra del Cine.

Pero antes de decir adiós, toca hablar de Wonder Woman. Aplaudida como la propuesta más equilibrada y entretenida del nuevo universo cinematográfico de Warner/DC, el film de Patty Jenkins tampoco me ha parecido nada del otro mundo, pero viniendo de Batman v Superman o -sobre todo- Escuadrón Suicida, las aventuras de Diana y Cía son hasta disfrutables. Claro que una semana después ya he olvidado la película y disfruté mucho más las escenas cómicas o dramáticas que las de acción -otra vez muñecos saltarines CGI-, pero es ya un hecho que la mayoría de blockbusters contemporáneos no están hechos precisamente para descubrir mil y un matices en nuevos visionados.

Esta última frase está algo metida con calzador… pero la ocasión lo merece. Este fin de semana, e indirectamente gracias a la huelga de dobladores, llega a los cines españoles Baby Driver, y si he hablado tanto de ella en los últimos meses -y de hecho, pienso comentarla nada más volvamos de vacaciones- es porque todas las películas de su director y guionista, Edgar Wright, además de resultar endiabladamente entretenidas, gozan de unos libretos y unas técnicas cinematográficas estudiadas al milímetro y que las hacen disfrutables por más veces que se hayan visto. Al menos en casa ya nos hemos comprometido a revisar su maravillosa ‘Trilogía del Cornetto’ cada uno o dos años.  

Queda solo un párrafo, ¡y tantas cosas por decir! Que disfruten -o disfrutad, a gusto de los lectores y lectoras- de estos meses de verano; espero que consigan sacar tiempo para ver todas esas películas y hacer todos esos maratones de series pendientes -sí, sé que en la mayoría de casos será una tarea casi imposible-; cuidado con el aire acondicionado de los cines, y también con la parrilla televisiva -casi mejor tirar de DVD, BluRay o VOD-; y, sobre todo, que descansen -quienes puedan- y vuelvan con las pilas cargadas para la próxima temporada. Aquí en La última escena les estaremos esperando… 

Publicado en La Voz de Almería (30-6-2017) 


sábado, 24 de junio de 2017

Ronda veraniega
















A este ritmo se va a convertir casi en una tradición que, cada vez que se ponga en marcha un nuevo spin-off de la saga galáctica por antonomasia -vamos a tener para rato-, el director contratado no llegue al final del rodaje. Si en Rogue One: Una historia de Star Wars fue Tony Gilroy, y no el acreditado Gareth Edwards, quien se encargó de pulir el largometraje, ahora le ha tocado a Ron Howard terminar de rodar la película sobre el joven Han Solo, tras el abandono/despido de Phil Lord y Christopher Miller -Infiltrados en clase y su secuela, La LEGO película, etc.-. Ya dejé por escrito en su día mi opinión -algo a contracorriente- sobre Rogue One y, en cuanto a este nuevo film, me temo que no contará con mi entrada: mis íntimos ya saben lo mío con Harrison Ford…

De un blockbuster del año que viene a uno de este verano, y de los más vapuleados por crítica y público desde… el principio de los tiempos. Mis expectativas respecto a The Mummy -el pistoletazo de salida para un nuevo universo cinematográfico protagonizado por los monstruos clásicos de Universal- eran tan bajas, que me sorprendí al pasármelo tan bien. La última película de Tom Cruise es de las que se olvidan totalmente al salir del cine, tiene al peor Russell Crowe de los últimos tiempos -¡esas risitas ‘malvadas’!-, y es descerebrada y algo tonta, pero… ¿quién dijo que estos dos últimos adjetivos fueran algo malo? Ahora bien, no creo que vea las siguientes películas del bautizado como Dark Universe a menos que vuelvan a poner a Cruise dentro de un avión en caída libre. 

Pasamos del cine a la televisión, literalmente: Damon Lindelof, co-productor ejecutivo y co-guionista principal de la última etapa de Perdidos, y de las tres temporadas de esa maravilla llamada The Leftovers, negocia hacerse cargo de la inminente adaptación televisiva de la novela gráfica de culto por excelencia: Watchmen. Aunque somos muchos los que preferiríamos a Lindelof desenvolviéndose en historias no tan ligadas a un material previo, su último trabajo para la HBO -que también emitiría esta nueva serie- estaba basado en un best-seller y ello no fue un obstáculo para que se convirtiera en mi producción televisiva de cabecera durante los últimos años. ¡Crucemos los dedos! Lo que está claro es que aquí iremos comentando cualquier novedad sobre el proyecto.

De la HBO a la BBC. Hace unos meses tenía claro que a estas alturas estaría hablando en esta columna sobre el sustituto -lo de ‘sustituta’ parece ser todavía una utopía- del gran Peter Capaldi al frente de Doctor Who, pero la noticia se está haciendo esperar, y eso que está a punto de terminar la décima temporada. Seguiremos informando…

Publicado en La Voz de Almería (23-6-2017) 

sábado, 17 de junio de 2017

Un verano De Palma















El asesinato a pantalla partida de Hermanas, los números musicales de El fantasma del paraíso, el encuentro final a cámara lenta de Fascinación, el periplo de la protagonista hasta el escenario en Carrie -de nuevo la pantalla partida-, Michael Douglas corriendo también a cámara lenta en La furia, la secuencia del museo de Vestida para matar, el abrazo y el grito que cierran Impacto, el taladro fuera de plano de El precio del poder, el juego del gato y el ratón en el centro comercial de Doble cuerpo, la escalera de Los intocables de Elliot Ness, Michael J. Fox esquivando una granada en Corazones de hierro, el susto final de En el nombre de Caín -rememorado hace poco en Passion-…

Los últimos diez minutos de Atrapado por su pasado -siempre que el personaje de Al Pacino entra en el metro me olvido inconscientemente del desenlace-, Ethan Hunt/Tom Cruise explicando a sus compañeros el enrevesado plan para robar el disquete en Mission: Impossible -dichoso verano de 1996, lo repetiré una y mil veces-, los planos aéreos sobre las habitaciones de hotel en Ojos de serpiente, la recopilación de imágenes que despide a Gary Sinise en Misión a Marte -acompañado por uno de mis pasajes favoritos compuestos por Ennio Morricone-, el robo en pleno Festival de Cannes con que se abre Femme Fatale, la prolongada secuencia de pantalla partida en Passion

Podría dar decenas más de ejemplos, pero estos son solo algunos de los momentos -seguro que han reconocido algunos, muchos o todos ellos, dependiendo de su grado de afición al séptimo arte- por los que disfruto tanto con el cine de Brian de Palma, quien finalmente llegará a Almería en los próximos meses para rodar Domino. Tras descartarse la provincia de Málaga por -según hemos podido leer en prensa- la no disponibilidad de su plaza de toros, escenario en el que parece ser que tendrá lugar uno de los momentos cumbre del futuro largometraje, los paisajes almerienses acogerán a De Palma, Christina Hendricks, Nikolaj Coster-Waldau -ya familiarizado con esta tierra- y Kevin Bacon.

PD. Llegan las temidas olas de calor -Almería se ha librado de la primera del verano-, las altas temperaturas, los temidos aires acondicionados -mucho cuidado en los cines-, la dificultad para dormir por las noches y, por supuesto, las maratonianas sesiones nocturnas de cine o series para sobrellevar lo mejor posible estos meses de verano. En casa ya tenemos preparada la décima temporada de Supernatural, con la esperanza de ponernos un poco más al día, cosa bastante complicada teniendo en cuenta la velocidad con la que la cadena CW renueva temporada tras otra a los hermanos Winchester. 

Publicado en La Voz de Almería (16-6-2017)

domingo, 11 de junio de 2017

Verano: llegadas y despedidas
















Técnicamente y poniéndonos muy quisquillosos, aún queda poco más de una semana para el solsticio de verano -el 21 de junio, a las 6:24 de la mañana-, pero creo que a estas alturas ya podríamos dar por abierta la temporada estival, tanto en el plano meteorológico como en el cinematográfico. Termina el curso académico, en las oficinas la gente comienza a turnarse para irse de vacaciones, cada día cuesta más tomarse el café caliente, decenas y decenas de series se despiden hasta el próximo otoño, y a las carteleras empiezan a llegar nuestros queridos y también temidos blockbusters.

A Wonder Woman, la nueva apuesta del universo fílmico DC tras las polémicas Batman v Superman y Escuadrón Suicida -ya he escrito aquí mi opinión sobre ellas varias veces en esta columna, así como mi relación con las últimas películas de Marvel Studios- le ha ido bastante bien en su estreno: críticas especializadas más que decentes -muchas de ellas entusiastas- y una excelente acogida entre gran parte del público, que ha convertido a la superproducción de Warner Bros. en la película dirigida por una mujer más taquillera en su primer fin de semana: un dato que a muchos les resultará superficial o anecdótico, pero que se presta a multitud de análisis -quizás otro día…

Todo lo contrario ha sucedido con The Mummy, la primera entrega -la siguiente, una nueva versión de La novia de Frankenstein, no llegará hasta… ¡2019!- en el hipotético nuevo universo fílmico de monstruos de Universal Pictures; digo hipotético, porque ya quisieron hacer lo mismo con Drácula: la leyenda jamás contada -fracaso absoluto-, y porque, a falta de conocer sus datos en taquilla, la acogida entre crítica y público ha sido de lo más negativa. Claro que esto último no ha supuesto un obstáculo para multitud de sagas recientes, así que… el ‘dios dinero’ tendrá la última palabra. Tras la decepción que supuso la segunda parte de Jack Reacher, y sin demasiado interés por Barry Seal. El traficante -que se estrena en septiembre-, me temo que tendré que esperar a Misión Imposible 6 para volver a ver al infatigable Tom Cruise en plena forma cinematográfica.

Antes de terminar, toca hablar de despedidas televisivas, ya que dos de ‘mis’ series dijeron adiós para siempre: Bloodline y The Leftovers. La primera ha recogido un varapalo crítico incluso mayor que el de su segunda temporada, pero yo he devorado y disfrutado sus últimos diez capítulos como en anteriores ocasiones. Y sobre la producción de HBO co-creada por Damon Lindelof ya poco puedo decir a estas alturas: en mi caso, más que una serie, ha sido una experiencia vital, de las que sabes que te acompañarán por mucho tiempo.  

Publicado en La Voz de Almería (9-6-2017)

sábado, 3 de junio de 2017

Roger, retrasos, relax y rodajes
















Hasta siempre, Roger. La semana pasada nos dejaba el actor que diera vida a El Santo televisivo y al bautizado como el James Bond ‘más irónico’ de toda la saga 007 -una frase esta última que ha aparecido en decenas y decenas de titulares en los últimos días-. Nada más conocer la noticia, lo comentaba con un amigo -¡saludos, Santi!-: cuando era chaval, en las cadenas de televisión, si emitían películas del agente británico más famoso de todos los tiempos, eran casi siempre las protagonizadas por Moore, y hasta la llegada de Brosnan y Craig fue el actor que yo más asociaba al personaje, por encima incluso del mítico Sean Connery. ¿La que más recuerdo? Creo que Panorama para matar: Grace Jones, Christopher Walken, el camión de bomberos, el puente de San Francisco…

Spiderman llega tarde. La huelga de dobladores en España no solo ha tenido consecuencias en la pequeña pantalla -retrasos en el calendario de emisión de ciertas series en su versión doblada o polémicos cambios en el reparto de dobladores de determinadas series-, sino que también va a empezar a dejarse notar en la cartelera cinematográfica. En este sentido, Spiderman: Homecoming o La Torre Oscura retrasan su estreno en los cines de nuestro país y, aunque no tengo demasiadas ganas de ver ninguna de ellas, entiendo completamente la frustración de quienes van a tener que sortear mil y un spoilers durante las próximas semanas. Lo positivo de esta noticia -al menos por mi parte- es que podremos ver antes lo nuevo de Edgar Wright, Baby Driver.  

Series relax. Un jubilado japonés de 60 años decide ir a comprar la segunda parte de un libro que acaba de terminar; tras salir de la librería, entra a tomar algo en una cafetería de aroma clásico y, al cabo de un rato, decide pedir un plato de pasta italiana. Ese es, a grandes rasgos, el ‘sencillo’ argumento de uno de los capítulos de Samurai Gourmet, una serie que, como las maravillosas Mushi-Shi -ya comentaba en esta columna- o Midnight Diner: Tokyo Stories -que tantas veces me recomendó mi amigo Alberto-, engancha por lo relajado, cotidiano y entrañable de sus personajes, tramas, ambientación, etc. Como suelo decir, es difícil no darle a reproducir al siguiente capítulo y averiguar qué plato de comida degustará esta vez el protagonista…  

Más rodajes. En la última columna afirmábamos que, al ritmo que llevamos en los últimos tiempos, no tardaría demasiado en darse a conocer un nuevo rodaje en Almería y esta misma semana hemos sabido que la serie británica Black Mirror ha aterrizado en nuestra provincia para rodar parte del último capítulo de su próxima temporada. 

Publicado en La Voz de Almería (02-06-2017) 

sábado, 20 de mayo de 2017

Silencio, se rueda
















La semana pasada comentábamos que el veterano cineasta Brian de Palma tenía, por fin, nuevo proyecto cinematográfico en marcha: el thriller de acción Domino, protagonizado por Nicolaj Coster-Waldau y Christina Hendricks; y la posibilidad de que su rodaje pasara por tierras almerienses -algo que era solo una suposición por mi parte-. En los últimos días hemos conocido que al reparto se incorpora el siempre estimulante Kevin Bacon y también se ha confirmado -por lo visto la noticia saltó hace algunos años, cuando empezó a gestarse el proyecto- que la provincia de Málaga es el lugar al que se refería la reciente nota de prensa al hablar de “paisajes españoles bañados de sol”

En cualquier caso, si algo es seguro es que en este 2017, como viene ocurriendo los últimos años, no van a faltar los rodajes nacionales o internacionales en Almería, y en esta columna intentaremos ir dando cuenta de ellos: hace semanas supimos del western encabezado por Jake Gyllenhall, Joaquin Phoenix y John C. Reilly; estos últimos días se ha anunciado que Almería y Madrid serán los escenarios de una de las nuevas series propias de Movistar+, Gigantes -dirigida por Enrique Urbizu, de quien nunca me cansaré de recomendar su película quizás menos conocida, La vida mancha-; y dudo que pasen muchos viernes hasta comentar la siguiente -y agradecida- noticia al respecto.

Este tema de localizaciones españolas en películas o series me ha traído a la memoria dos títulos de la filmografía de Tom Cruise: Misión Imposible 2 y Día y noche. No sé si se acuerdan, pero yo por si acaso repaso los hechos: en la primera de ellas, rodada parcialmente en Sevilla, se mezclaba la Semana Santa con las Fallas valencianas; y en la otra se situaban en la capital hispalense las Fiestas de San Fermín… ¡y el rodaje tuvo lugar en Cádiz! Estos son solo dos ejemplos de los no pocos despropósitos geográficos que Hollywood ha llevado a cabo en tierras españolas solo en los últimos años.  

PD. Reconozco que soy aficionado a leer u hojear reseñas cinematográficas en medios tanto españoles como anglosajones, así como los comentarios de los espectadores, y que dicha información forma parte del complejo cóctel de variables que confluyen a la hora de sopesar si merece la pena desplazarse al cine o ver una película en el sofá; pero digo ‘forma parte’, porque si el beneplácito crítico o popular fuera mi único baremo nunca me hubiera decidido a darle una oportunidad, por ejemplo, a Los próximos tres días: el thriller protagonizado por Russell Crowe en 2010 fue repudiado por gran parte de los espectadores  y la crítica, pero a mí me hizo pasar dos horas de lo más entretenidas. 


Publicado en La Voz de Almería (19-5-2017) 

domingo, 14 de mayo de 2017

Cómics, TV y De Palma


Guardianes de la Galaxia, Volumen 2. He leído ya varias reseñas o comentarios sobre la última película de Marvel Studios en las que sus autores comienzan diciendo: “¿A quién tengo que pedirle perdón porque no me haya gustado?”. La frase lleva al extremo las posibles suspicacias de cierto sector del público y, al mismo tiempo, es reflejo del mayoritario apoyo que la secuela escrita y dirigida por James Gunn ha cosechado entre los espectadores e incluso la llamada crítica especializada. Yo me aburrí bastante, pero salí con una certeza del cine -ya patente en cierta escena de Capitán América: Civil War-: si la saga de Star Wars quiere seguir utilizando la tecnología para rescatar -o rejuvenecer- a personajes míticos, debería hacer una visita a los ‘magos’ de Marvel…

Hellboy: Rise of the Blood Queen. La noticia ha pillado desprevenido a casi todo el mundo y, hasta cierto punto, ha herido los sentimientos de muchas de aquellas personas que aún confiaban en que Guillermo del Toro sacase adelante la continuación al díptico formado por Hellboy y Hellboy II. El ejército dorado. Finalmente, será Neil Marshall quien se pondrá detrás de las cámaras para la siguiente aventura del personaje en la gran pantalla, pero se tratará de un… reboot o reinicio del universo creado por Mike Mignola, que ha supervisado este ‘cambio de planes’; confieso que le tengo una enorme simpatía a toda la filmografía de Marshall, así que cuentan con mi voto de confianza…  

The Leftovers. Dijimos hace unas semanas que iríamos comentando en esta columna cada episodio de esta tercera y última temporada de la serie co-creada por Damon Lindelof para HBO, pero entre una cosa y otra ya vamos por el cuarto capítulo, y la serie sigue sin defraudar: constantes alusiones a acontecimientos de temporadas anteriores, abundantes ‘chistes’ meta-televisivos, un incesante carrusel de temas y versiones musicales, una sub-trama que recuerda al Peter Weir de La última ola (1977) y, sobre todo, bastantes respuestas acompañadas de muchas más preguntas.

Brian de Palma. El director de Atrapado por su pasado o Mission: Impossible -y uno de mis tres cineastas favoritos- tiene nuevo proyecto. Bueno, en realidad lleva varios años ligado a posibles películas pero ninguna terminaba nunca de despegar. Si todo sigue su curso, De Palma se hará cargo de Domino, un thriller de acción protagonizado por Nikolaj Coster Waldau y Christina Hendricks, coproducido por la sevillana Maestranza Films y cuyo rodaje podría recalar en tierras almerienses: la historia incluye a una célula del ISIS y la nota de prensa habla de “paisajes españoles bañador por el sol”… 


 Publicado en La Voz de Almería (12-5-2017)