sábado, 16 de junio de 2018

¿Equipo Hillary o Equipo David?



Hace siete días dejábamos en el aire un cliffhanger: hablar por fin de los programas 'de casas' que inundan la parrilla de Divinity. Y no utilizo la palabra 'inundar' a la ligera: hay programas sobre gente que renueva y vende su casa para poder permitirse otra mejor; sobre gente que decide fabricarse una mini-casa; sobre gente que decide no fabricársela sino contratar a un equipo especializado; sobre gente que va a comprar su primera vivienda; sobre gente que va a comprar su primera vivienda pero cuenta con la ayuda de una persona experta; sobre gente que quiere convertirse en arrendador y transformar la parte inferior de su casa en un piso de alquiler para sacarse un dinero extra; sobre gente que busca la casa de sus sueños eligiendo una vivienda poco apetecible que luego habrá que reformar; o sobre gente que reforma su casa pero al mismo tiempo va buscando otra para luego decidir entre una de las dos opciones. 

Este último tipo de programas -y que conste que me he dejado muchos más en el tintero- son los de una franquicia titulada en España como Tu casa a juicio, aunque yo prefiero el nombre original, Love It or List It -'amarla o venderla'-; y a día de hoy existen hasta ¡cinco! spin-offs ambientados en Vancouver, Inglaterra o Australia. La dinámica es sencilla y repetida hasta la saciedad, pero tremendamente efectiva: una familia -es lo más habitual- no sabe si quedarse en su casa haciendo unas pequeñas reformas o mudarse a otra, y el programa acude en su ayuda: una persona se encargará de renovar su vivienda y otra de buscarles otra mejor, y ambas contarán con un presupuesto determinado. ¿El gran secreto del programa y lo que de verdad lo diferencia de miles de formatos similares? La personalidad, dinámica, química y competitividad entre ambos 'presentadores': Hillary y David pusieron el listón muy alto en la serie 'madre' -una pena que dejaran de tomarse una copa al final de cada programa-, pero Jillian y Todd no les andan a la zaga -lo suyo se acerca más a la screwball comedy-; e incluso los australianos Andrew y Neale -primer dúo masculino de la franquicia- hacen una buena pareja. 

Ronda de preguntas. ¿Por qué no me atrae nada lo visto en el primer avance de la nueva versión de Ha nacido una estrella, con Bradley Cooper y Lady Gaga? ¿Por qué tengo la sensación de que todo el entusiasmo con la nueva secuela de Halloween -espero de corazón equivocarme- acabará en desengaño? ¿Y por qué tras ver el tráiler de First Man -lo nuevo del director de La La Land junto a Ryan Gosling- lo primero que he pensado ha sido 'otra película que no tengo ganas de ver'? Prometo volver en siete días con pensamientos más positivos. 

Publicado en La Voz de Almería (15-6-18)

sábado, 9 de junio de 2018

Divinity o 'Tu Televisión a Juicio'


















Lo he dicho una y mil veces: siempre me ha fascinado la televisión, y me refiero a la de toda la vida; la de encender el aparato y 'rezar' para dar con un programa, una serie o una película decentes. Crecí con las películas de los fines de semana en TVE1, siempre intentaba darle una oportunidad a la parrilla de La2 -Qué grande es el cine era y será siempre mi programa favorito- y fui un atento seguidor de las novedades de Cuatro hasta que empezó a convertirse en el esperpento 'telecinquero' que es actualmente. Pero desde hace bastantes años la cosa ha cambiado y ahora en casa la programación televisiva tradicional es más bien el pequeño paréntesis entre maratones de series y atracones de películas; lo que se pone mientras cenamos o cuando los ojos impiden leer más subtítulos -sobre todo si se habla japonés... 

Durante un tiempo esos ratos los ocuparon los documentales de Discovery Max -hoy DMAX-, pero su puesto se lo acabó quedando Divinity, y así continúa siendo a día de hoy. ¿Motivos para la crítica?  Los hay a montones: los programas residuales derivados de los realities de Telecinco -canal que en nuestro mando a distancia ocupa, desde hace mucho, un número indeterminado entre el 50 y el 60-, las interminables y abruptas pausas para la publicidad -un mal endémico de casi toda la televisión en abierto-, el lamentable uso de antiguas series de Cuatro o Telecinco -ya solo la calidad de imagen de la 'renacida' Yo soy Bea daña las retinas- o los inexplicables maratones de ciertos programas -lo que en EEUU o Canadá emiten en un año aquí se emite en una semana-. Pero también hay cosas positivas, aunque hablaremos de ellas la semana que viene; sé que esta columna, tal y como anunciábamos hace siete días, estaba originalmente ideada para hablar de los programas 'de casas', pero -como de costumbre- los párrafos se acaban y no puedo despedirme sin hablar aunque solo sea un poco sobre.... 

Trollhunters. A falta de visionar el último capítulo de la serie -algo que haré nada más termine estas líneas-, no podría estar más contento con su última y tercera temporada: acción, drama, humor, aventuras, personajes carismáticos y las consecuencias del triste fallecimiento de Anton Yelchin -y, sobre todo, la forma que ha tenido la serie de abordar el doblaje de su personaje- han hecho de ella una experiencia para recordar. Ahora solo queda confiar en que las futuras entregas de la saga 'Tales of Arcadia' -3 Below y Wizards, esta última colofón de las dos anteriores y de nuevo con los personajes de Trollhunters- mantengan el equilibrio entre diversión y calidad conseguido hasta ahora por la serie creada por Guillermo del Toro. 

Publicado en La Voz de Almería (8-6-18)

sábado, 2 de junio de 2018

De Harrison Ford y Han Solo


A principios de año -o quizás fue a finales del pasado- afirmé que durante estos doce meses iba a intentar hablar de temas lo más variados posibles y, en la medida de lo posible, sin morderme demasiado la lengua. Espero que la columna de hoy sea buen ejemplo de ello...

Disfrutar o no disfrutar. Llevo notándolo hace años: cada vez con más frecuencia las opiniones sobre los últimos estrenos de cine comercial se aglutinan en torno a dos bandos diferenciados. Y es que están quienes despotrican sobre casi cualquier película de superhéroes o del último blockbuster de gran presupuesto y más bien poco corazón/guión. Pero también están quienes afirman que quien no disfruta con tal película de éxito no sabe disfrutar del cine de evasión, para a continuación quejarse de que cuando eramos niños y niñas íbamos al cine simplemente para disfrutar... Este último planteamiento me parece de lo más incoherente: hay películas que no me desagradaban cuando era pequeño y ahora encuentro horribles, pero no es menos cierto que cuando vi en el cine Batman y Robin, Caza legal o La amenaza fantasma, ya era bastante consciente de su dudosa calidad y no me limitaba a 'disfrutar' de ellas porque sí. 

Ford y Solo. Todo esto viene a cuento de Han Solo, el último spin-off de la saga galáctica por antonomasia. He escuchado muchas opiniones, pero casi todas estaban en uno de los dos bandos comentados en el anterior párrafo. Por mi parte, no he acudido al cine con miedo a pasarlo tan mal como con Rogue One o Los últimos Jedi. Pero quiero pensar que el motivo es más romántico: mi devoción por Harrison Ford durante mi época adolescente. Y no digo 'devoción' a la ligera: mi carpeta del instituto estaba llena de fotos suyas, grababa todas sus películas en VHS, compraba todos los libros relacionados con su carrera, mi agenda estaba llena de apuntes o dibujos relacionados con sus películas -incluida sus logros en taquilla- y cuando fui con mi hermano pequeño a ver Lo que la verdad esconde a la Sala 4 de los Cines Imperial de Almería tuve la esperanza de que su personaje fuera 'bueno' hasta que empezaron los títulos de crédito. Decir que mi vida giraba en torno a Ford no sería exagerar demasiado; es por ello que se me hace inimaginable una película de Han Solo sin su presencia. 

PD. Hoy, mientras volvía del trabajo, he escuchado por la radio parte de la moción de censura y me he acordado de cuánto hecho de menos Borgen... 

Otro PD. Algún día tenemos que hablar sobre 'las casas', que es como llamamos en casa -perdón por la redundancia- a los programas que llenan la inmensa parrilla de Divinity. ¿Os viene bien la semana que viene? 

Publicado en La Voz de Almería (1-6-18)

sábado, 26 de mayo de 2018

Segundas oportunidades














Hoy la cosa va de segundas partes: la secuela de Deadpool, la segunda temporada de Por trece razones o la segunda vez que he visto The Great Passage -un anime de lo más interesante. 

Deadpool 2. Más presupuesto, más efectos especiales, más localizaciones, más personajes, más minutos de metraje... La secuela del éxito de 2016 es 'más' en todos los sentidos y me imagino que quien disfrutara de la primera parte lo hará también de esta segunda. Quien esto escribe lo pasó incluso mejor, sobre todo gracias a la agradecida avalancha de chistes metacinematográficos -creo que casi aplaudí con el referido a Frozen-, a los jugosos cameos -algunos de los más inesperados- y a la que ya ha sido bautizada como la mejor escena post-créditos -en realidad mid-credits- de los últimos años. Me hubiera encantado explayarme más, pero es de esas películas que se disfrutan más sin conocer de antemano los chiste; y también habiendo visto/sufrido -dependiendo de cada entrega- todas las películas de Lobezno... 

Por trece razones. Actrices y actores -sobre todo ellos- cuyo aspecto parece más propio de una universidad que de un instituto, personajes que con cierta frecuencia toman decisiones que podrían verse como absurdas, una cierta propensión a crear expectación sobre detalles o secretos que al final no resultan tan cruciales para la historia... A la serie de Netflix se le pueden reprochar muchas cosas, y creo que casi todo el mundo estará de acuerdo en que esta segunda temporada no ha resultado tan redonda como su predecesora -algo que resultaba difícil-, pero para quienes todavía recordamos lo que era sentirse adolescente continúa siendo un plato muy difícil de rechazar. ¿Lo más negativo? Quizás que su último capítulo no deja, en esta ocasión -y a pesar de numerosos cabos sueltos-, con tantas ganas de nuevos capítulos...

The Great Passage. Hace unos meses disfruté de esta serie de animación japonesa durante los viajes al trabajo y esta misma semana tuve la oportunidad de verla otra vez tranquilamente en casa y en compañía, gracias -entre otras cosas- a que su única temporada consta de solo once capítulos de veinte minutos. Basada en una exitosa novela de Shion Miura que ya dio pie a una adaptación cinematográfica en 2013, The Great Passage cuenta el -arduo y largo- proceso de elaboración de un diccionario, así como las peripecias vitales que rodean al equipo humano encargado del mismo. Un guión milimetrado, una banda sonora extraordinaria y unos personajes a los que es imposible no cogerles cariño lo convierten en uno de los animes más interesantes que he visto en los últimos años, de esos que nunca me canso de recomendar. 

Publicado en La Voz de Almería (25-5-18)

viernes, 18 de mayo de 2018

De Margot Kidder a 'Deadpool 2'



La semana pasada, tras descartar un par de películas en Movistar+ por falta de subtítulos -incluso en el caso de una comedia romántica francesa bastante reciente-, me puse por fin con el documental De Palma, centrado en la figura de... Brian De Palma. El cineasta habla a cámara durante casi dos horas sobre su vida y obra mientras se intercalan imágenes de sus películas y rodajes, y aunque el enfoque es tradicional acaba siendo de lo más efectivo. Uno de los títulos nombrados era Hermanas, protagonizado por Margot Kidder, fallecida hace solo unos días. Nunca fui un apasionado de las películas clásicas de Superman, por lo que no puedo hablar demasiado de su famosa Lois Lane, pero la recuerdo perfectamente, no solo en el film dirigido por De Palma, sino en otros dos hitos del terror de los años setenta: Navidades Negras -una de esas cintas imprescindibles para conocer los orígenes del slasher- y Terror en Amityville -hoy en día son casi una veintena los films inspirados en los mismos hechos que allí se relataban. 

De una actriz mítica a otra actriz mítica, que todavía sigue entre nosotros pero a la que un servidor no ha empezado a apreciar hasta hace poco: Barbra Streisand. Hace unas semanas pudimos ver Funny Girl en pantalla grande y la verdad es que no sorprende que ganara el Oscar aquel año -compartido con Katherine Hepburn por El león en invierno-: pocas veces he visto una demostración de carisma de tal intensidad en un debut cinematográfico. Más tarde vimos por primera vez -ya en casa- ¿Qué me pasa, doctor? y, aparte de acabar chillando de la risa, mi impresión sobre Streisand se mantuvo intacta. Algo similar me ocurrió a principios de año descubriendo a Paula Prentiss comiéndose la pantalla -y a Rock Hudson- en la sesentera Su juego favorito; lástima que esta última no acabara prodigándose tanto en el séptimo arte...

PD. La columna se acaba y, como de costumbre, se quedan temas en el tintero: el estreno de Deadpool 2 -cuando hace poco revisamos la primera parte en formato doméstico me pareció algo menos redonda que durante el primer visionado en el cine, pero ya solo por los chistes sobre Cobra o el cine de John Hughes tendrá mi cariño eterno-, la nueva temporada de Por trece razones -no tengo reparos en admitir que este fin de semana procederé al maratón de rigor, con vistas a comentarla aquí dentro de siete días- o la constatación de que mi visionado de televisión en directo es ya casi inexistente -hace unas noches hice zapping por primera vez en meses y comprobé con tristeza que lo más destacable de la parrilla eran un Mira quién baila 2.0, la enésima edición de Supervivientes y varias películas que empezaban casi a las 23:00...  

Publicado en La Voz de Almería (18-5-18)

viernes, 4 de mayo de 2018

De 'Los Vengadores' a De Niro


Vengadores: Infinity War. Haré como la película de los hermanos Russo y, sin más preámbulos, iré a lo que nos interesa. ¿Lo mejor -siempre bajo de mi punto de vista personal-? Una escena pre-créditos cuya intensidad dramática parece más propia de un clímax, la primera aparición de Steve Rogers/Capitán América -ahora que lo pienso, muy en la línea estética del último plano de Capitán América: Civil War-, el cómo consigue ser una secuela de casi todas las 18 películas anteriores del Universo Cinematográfico Marvel, una escena protagonizada por Thor que hizo aplaudir a la sala entera -algo ya de por sí digno de alabar-, un villano de altura, una escena post-créditos de lo más efectiva y, sobre todo, una sensación de peligro y estrés muy conseguida, si bien en mi caso producida más por lo que mi mente auguraba que por lo que finalmente llega a pasar -profundizar más en ello sería entrar en el terreno de los spoilers-. ¿La peor parte? Como casi siempre, algunos tiempos muertos -menos que nunca, eso es verdad-, 'infinitos' momentos de humor simplón, personajes que sirven casi exclusivamente como elemento humorístico -me viene a la mente Bruce Banner/Hulk- y unos diálogos que hacen que determinados personajes, nada más conocerse, pasen de lanzarse insultos o puyas continuas a declararse amistad eterna en menos de lo que dura un chasquear de dedos. 

Huida a medianoche. Me lo pasé muy bien con la última propuesta de Marvel Studios; pero mentiría si dijera que no disfruté más unos días antes, viendo por primera vez esta buddy/road movie de finales de los 80 protagonizada por Robert De Niro y Charles Grodin -el padre de Beethoven, uno más de la familia (1992)-. El film de Martin Brest no tiene ningún elemento espectacular, pero cumple a todos los niveles: como comedia -unos running gags estupendos-, como cinta de acción -las persecuciones son de lo más resultonas-, como película de personajes -estupenda la química entre ambos- e incluso como historia dramática: en un momento determinado, el personaje interpretado por De Niro se ve obligado a protagonizar un emotivo encuentro familiar y reconozco que quien esto escribe tuvo que sacar los pañuelos. Disfruto con un blockbuster, pero son cintas como esta las que me hacen amar el cine. 

PD. El tema de los kleenex me recuerda que no puedo dejar de recomendar Violet Evergaden, uno de los últimos animes de Netflix. Una animación absolutamente espectacular -no exagero al decir que la diferencia con la inmensa mayoría de series de animación de los últimos tiempos es sonrojante- para una historia de las que llegan al corazón en cada capítulo.

Publicado en La Voz de Almería (4-5-18)

sábado, 28 de abril de 2018

Vengadores, Shyamalan y más















Ya está aquí uno de los blockbusters del año, Vengadores: Infinity War, que se ha vendido como la culminación de diez años de Universo Cinematográfico Marvel. Reconozco que he visto todas y cada una de las películas en pantalla grande, empezando por Iron Man en los Cines Yelmo de Roquetas de Mar. Algunas me han encantado -Capitán América: el Soldado de Invierno-, otras me han parecido entretenimientos de gran calibre -Capitán América: El primer vengador, Los Vengadores, Black Panther, Guardianes de la Galaxia-, algunas me resultaron totalmente olvidables -Iron Man 2, El Increíble Hulk, Thor- y en ciertas ocasiones me dieron ganas de salirme del cine -Doctor Strange, Guardianes de la Galaxia 2-  En cualquier caso, y al margen de la calidad cinematográfica de cada entrega, no cabe duda de que, para bien o para mal, han rediseñado el cine de la última década. El próximo viernes... hablaremos de Vengadores 3.  

¡Aviso! Este segundo párrafo contiene -y aunque quizás no sean necesarios, nunca está de más curarse en salud- spoilers de la última película M. Night Shyamalan, Múltiple. Y es que a principios del año que viene llegará otro crossover ligado al 'cine de superhéroes': Glass, la culminación de la particular trilogía iniciada ¡en 2000! con El protegido y continuada gracias a la cinta protagonizada por James McAvoy; que el actor escocés no obtuviera ni siquiera una nominación al Mejor Actor fue una auténtica sorpresa, pero no mayor que la que guardaba su última escena: un cameo de Bruce Willis retomando su papel de David Dunn -pocas veces me he emocionado tanto en una sala de cine durante los últimos años-. Shyamalan y el reparto de Glass -incluida Sarah Paulson- han presentado las primeras imágenes y el argumento de la película durante una convención cinematográfica y la cosa no puede tener mejor pinta.

PD. Tiene poco que ver, pero nada más finalizar el último capítulo de Kantaro: el empleado goloso, no pude dejar de imaginarme a este amante de los dulces en una aventura conjunta -a lo 'Vengadores'- con el simpático jubilado de Samurai Gourmet y el enigmático dueño del restaurante en el que tienen lugar las historias de Midnight Dinner: Tokyo Stories. Tres series niponas recientes y con importantes diferencias -dinámicas, atmósferas, tipos de platos-, pero con un gran nexo en común: lo relajantes, absorbentes, didácticas y adictivas que resultan todas sus escenas gastronómicas -algo que, personalmente, ya me ocurría con los tramos del videojuego Catherine, también japonés, ambientados en el pub al que acude el protagonista-. Ahora solo me queda encontrar alguna serie de corte similar... ¡seguiremos informando!

Publicado en La Voz de Almería (27-4-18)