viernes, 16 de febrero de 2018

Series, cine y pensamientos



Después de sobrevivir a San Valentín y al Martes Trece, este viernes toca comentar series que se acaban -para volver en un futuro no demasiado cercano-, distopías setenteras, teorías cinéfagas y un breve avance de la próxima semana. Luces, cámara... ¡Acción!

La última frontera. Esta semana terminó la primera temporada de Star Trek: Discovery y lo más seguro es que tengamos que esperar hasta 2019 para ver nuevos episodios protagonizados por Burnham, Saru, Tilly o Stamets. Hacía mucho tiempo que no seguía una serie semana a semana -con la excepción de Doctor Who- y no ha estado mal esto de esperar siete días o más para conocer el destino de situaciones y personajes. La serie de CBS All Access ha contado, a su vez, con una herramienta estupenda para generar una mayor base de fans: la tertulia semanal After Trek: que un desconocedor del universo trekkie como yo haya disfrutado tanto de la serie como del talk show dice mucho del nuevo rumbo adoptado por la veterana franquicia. 

Soylent Green. El pasado fin de semana vi por fin Cuando el destino nos alcance (1973), una de las películas responsables -junto a El planeta de los simios o El último hombre... vivo- de que el nombre de Charlton Heston nos traiga a la mente futuros inciertos y distopías más pertinentes que nunca. Ya conocía el desenlace y, sobre todo, el famoso giro final de la historia -algo que me ha ocurrido, y supongo que no seré el único, con más de un clásico del séptimo arte-,  pero ello no me impidió disfrutar de la película o, incluso, emocionarme con alguna escena. Sin ser una obra maestra -la trama criminal no es para tirar cohetes-, sus noventa minutos me ofrecieron un universo infinitamente mejor retratado que el de la reciente Altered Carbon.

El paso del tiempo. El tema daría para una sola columna -¿cuántas veces he dicho esta frase?-, pero no quería dejarlo pasarlo por alto. El caso es que a veces me da por pensar que tal vez mi 'yo' de hace veinte años disfrutaría de cintas que hoy encuentro aburridas y bastantes faltas de gracia -algo que últimamente podría aplicar a casi cualquier blockbuster-; y de hecho hay películas que no me disgustaron de pequeño y que ahora no soporto. Pero luego recuerdo que films como Los Vengadores -la de 1998-, Caza legal o Batman y Robin -curiosamente, ¡las tres vistas en el Teatro Cervantes!- me parecieron horribles ya en su momento...    

Black Panther. A principios de año aseguré que no estaba entre mis planes acudir al cine a ver la nueva película en solitario de Marvel Studios, pero el destino ha querido cruzar en mi camino un pase matinal este domingo: de modo que en siete días... la comentamos. 

Publicado en La Voz de Almería (16-02-18)

viernes, 9 de febrero de 2018

Que empiece el espectáculo
















Super Bowl 2018. De un tiempo a esta parte, el evento deportivo USA por antonomasia se ha convertido en una cita imprescindible para aquellas personas interesadas en ver los primeros o nuevos avances de los próximos blockbusters cinematográficos; los estudios lo saben y gastan cantidades astronómicas para que su película aparezca anunciada durante una de las numerosas pausas publicitarias del partido. Este 2018, los spots han sido para la secuela de Jurassic World -reconozco que me da una pereza enorme-, Skycraper -la enésima película de Dwayne Johnson en los últimos meses-, A Quiet Place -cinta de terror con una propuesta la mar de curiosa-, Gorrión Rojo -el reencuentro de Jennifer Lawrence con el director de Los juegos del hambre-, las terceras entregas de Los Vengadores y la 'saga' Cloverfield -la recepción de esta última ha sido regular, pero no cabe duda del 'antes y después' que ha supuesto su lanzamiento, Han Solo: Una historia de Star Wars -me extenderé sobre ella en mayo-, y...

Misión Imposible: Fallout. Tom Cruise/Ethan Hunt escalando una montaña; huyendo en coche y motocicleta; protagonizando una brutal pelea a tres bandas en unos aseos; estampándose contra un coche a toda velocidad; saltando entre dos edificios -la famosa escena en la que se lesionó el tobillo-; subiéndose a un helicóptero en marcha y, a continuación, pilotándolo entre montañas... Creo que ningún aficionado al -a veces tan denostado- cine de acción podría pedir mucho más, sinceramente. Según las estadísticas, el trailer con más repercusión en las redes sociales fue el de la cinta de Marvel Studios, pero diría que ninguno de ellos ha sido tan bien recibido como el de la próxima película de Christopher McQuarrie, el primer cineasta en repetir detrás de las cámaras -ojalá hubiera sucedido lo mismo con la secuela de Jack Reacher- a lo largo de la saga comenzada por Brian De Palma, hace más de veinte años. Prometo que no volveré a hablar de la cinta hasta su estreno en España: entonces, ya aviso, tocará recordar las cinco salas de cine de Almería en las que vi las cinco entregas anteriores. 

Cuándo dejar una serie. En los últimos días he dejado dos series; casualmente, las dos inscritas en el género de la ciencia-ficción. Por un lado, Altered Carbon: los dos primeros capítulos no me habían apasionado, pero cuando empecé a bostezar durante el tercero fue cuando me di cuenta de que tocaba retirarse... Por otro lado, Kokkoku, una serie de animación japonesa con un planteamiento muy prometedor, pero en el que falla casi todo lo demás -no sé si es algo heredado del manga original-... Ante tal avalancha de series y películas, toca priorizar. 

Publicado en La Voz de Almería (9-2-18)

viernes, 2 de febrero de 2018

Cambiando de tema
















Hoy toca tratar -como casi siempre- varios temas bien diferentes: una serie de televisión, una película de acción que se ha convertido en obsesión para este columnista y un anuncio de TV rodado en tierras almerienses. Esperemos que terminen por encajar -o quizá no haga falta... 

Star Trek: Discovery. La serie de la CBS -en concreto, de su servicio CBS All Access- está ya a punto de terminar su primera temporada -hace tiempo que fue renovada para una segunda entrega-, pero hasta ahora no habíamos hablado de ella por aquí. Confieso que, al margen de su espectacular inicio, los primeros capítulos no terminaron de engancharme, pero con el paso de las semanas se ha convertido en una imprescindible. Los motivos son muchos, pero si tuviera que destacar alguno sería su apuesta por convertir, desde mediados de temporada, cada final de capítulo en un 'final de temporada de Perdidos': situaciones límite, cambios de escenario radicales y a todos los niveles, personajes que no son quienes decían ser, etc. 

Mission Impossible: Fallout. Se está convirtiendo en tradición en esta columna -y ya son varias- hablar de la nueva entrega de Ethan Hunt una semana sí y otra también: espero que me perdonen... Hoy tengo excusa: ya hay póster oficial y pasado mañana -coincidiendo con la Super Bowl- veremos el primer trailer. Las informaciones e imágenes aparecidas en los últimos días dejan bien claro que esta vez la escena de acción más impactante de la película tendrá como protagonista un helicóptero; y, por supuesto, a Tom Cruise, que por lo que deja entrever el póster se marcará una escena con ciertos ecos al Jackie Chan de Supercop, en la que el astro chino surcaba las alturas mientras permanecía agarrado a dicho vehículo por una cuerda. 

Descubrir América. A principios de año comentábamos el ingente número de spots televisivos que se habían rodado en la provincia de Almería a lo largo de 2017, y justo esta semana se ha lanzado la última campaña publicitaria de McDonalds Portugal, en la que los paisajes almerienses cobran todo el protagonismo, simulando diferentes paisajes 'made in USA': el Oeste, Miami, Mississippi... Una vez visto el anuncio, y al margen de la ilusión que me produce -como todo lo que tenga que ver con rodajes en nuestra tierra-, no puedo dejar de hacerme una pregunta: ¿el hecho de que el espíritu y la estética estadounidenses sean casi nulos -en mi modesta opinión- ha sido un fallo del equipo técnico o es algo deliberado?  

PD. La serie Watchmen -lo nuevo de Damon Lindelof para la HBO, tras mi querida The Leftovers- ya tiene directora para su episodio piloto: Nicole Kassell. Seguiremos informando...

Publicado en La Voz de Almería (02-02-18)

viernes, 26 de enero de 2018

De los Óscar a Scooby-Doo


Cada año, por estas fechas, las nominaciones a los Premios Óscar me pillan igual de desprevenido. Confieso sin ningún tapujo que no he visto ninguna de las películas candidatas a llevarse la estatuilla a la Mejor Película -podría aplicarse a casi cualquier otra categoria-, aunque tengo muchas ganas de ver dos de ellas -una de próximo estreno en salas y otra ya disponible incluso en formato doméstico- y, curiosamente, las únicas de la lista adscritas a géneros cinematográficos históricamente poco oscarizables, como son el fantástico y el terror: Déjame salir y La forma del agua, de Guillermo del Toro. 

A finales del mes que viene se estrenará, precisamente, la secuela de una de las películas del cineasta mexicano con las que más disfruto: Pacific Rim. Últimamente prefiero reducir el visionado de avances promocionales al mínimo -sobre todo de aquellas cintas que tengo ilusión por ver, aunque ello no evite que esté loco por ver el inminente primer trailer de Misión Imposible: Fallout-, pero hace unos días me picó la curiosidad y ojeé en el móvil los de Pacific  Rim - Insurrección: nada me llamó especialmente la atención, excepto la breve alusión al tema principal de la banda sonora original, compuesta por Ramin Djawadi -uno de los mejores themes cinematográficos de aquel 2013, junto al compuesto por Brian Tyler para los créditos finales de Iron Man 3-. Lástima que, para esta continuación, hayan cambiado casi por entero al equipo técnico, incluyendo... al compositor. 

Pasando de la gran pantalla al mercado doméstico: el pasado fin de semana nos dio por ver, de una vez por todas, Paddington. ¿Las razones? La presencia de nuestro querido Peter Capaldi -la reciente y duodécima encarnación de Doctor Who-, lo sorprendidos que nos dejó en su día la abrumadora presencia del personaje en muchas tiendas de Londres y el haber sabido, en fechas recientes, que su secuela ha superado a Toy Story 2 en la web Rotten Tomatoes, como película con mayor número de reseñas positivas sin ninguna negativa. Lamentablemente, comprobamos que Netflix la había retirado recientemente de su catálogo y optamos por ver Fe de etarras -de Cobeaga sigo prefiriendo No controles, pero diré que la escena de la bandera nos hizo llorar de la risa-. ¿Lograremos ver Paddington? Seguiré informando.

PD. Antes de ayer me enteré -creo que escuché la noticia hace muchísimo tiempo, pero ya la había olvidado-, gracias a mi amigo Santi, de la próxima locura de la serie Supernatural -ya solo nos quedan tres capítulos para terminar la temporada ¡12!-: un capítulo animado en el que el universo de los Winchester se cruzará con el de Scooby-Doo. Cuento los días. 

Publicado en La Voz de Almería (26/01/18)

sábado, 20 de enero de 2018

Por dónde empiezo



Es un tema muy manido, pero... confieso que aún no hemos acabado enero de 2018 y yo ya tengo un considerable atasco en lo que a series se refiere, y tanto con las que veo solo como con las que veo en compañía. A medias con The Night Manager -el título español es un spoiler en sí mismo-, House of Cards -cuesta abstraerse de los hechos extra-cinematográficos- o Borgen -con infinitas diferencias con la anterior, por más que se las compare-, esta semana no me pude resistir a empezar la recién estrenada cuarta temporada de Rita -cuánto la echaba de menos...- y en la lista de pendientes ya están Trollhunters -ya casi ni me acordaba de que había nuevos capítulos-, la segunda temporada de Doctor Foster -¿será tan efectista pero, al mismo tiempo, tan adictiva como su predecesora- o la inminente cuarta entrega de mis queridas Grace & Frankie, entre otras; por no mencionar las aparcadas casi 'indefinidamente', como Urgencias -el revisionado llegó hasta finales de la segunda temporada- o Curb Your Enthusiasm -una de las pocas series que he seguido siempre religiosamente capítulo a capítulo, pero creo que mi horrible experiencia con la app de HBO me dejó traumatizado...

Para rematar, luego están esas producciones televisivas que, por más que reconozcas sus carencias, no puedes evitar encontrarlas tremendamente disfrutables. Pondré un ejemplo muy concreto: la longeva Supernatural, que ya va por su temporada número trece. Hace un tiempo puse una imagen de la serie en redes sociales y algunos comentarios hacían hincapié en el mismo concepto: el listón de calidad puede haber ido bajando con el paso del tiempo, pero los Winchester -los dos hermanos protagonistas- son ya como de la familia; y no puedo estar más de acuerdo. Así que en casa, cuando hace poco conseguimos la doceava temporada a buen precio, no tardamos en hacer una primera maratón -no hay más remedio con series a la antigua usanza, de más de veinte capítulos- y ya se ha unido a la lista de visionados actuales. 

PD. En fechas recientes, tan dadas a los informes anuales, se ha dado a conocer que, en 2017, la provincia de Almería acogió 91 rodajes. Muchos de ellos los fuimos comentando en esta columna, pero no todos, y por una razón bien sencilla: la mayoría fueron anuncios publicitarios. No sé cuantos de ellos habrán sido para el mercado doméstico y cuántos estarían destinados a emitirse en otros países, pero reconozco que el año pasado fueron varias las veces en que, al ver un spot en televisión -que cada vez veo menos, literalmente- o en internet -los famosos anuncios de Youtube-, comenté o me dije a mí mismo: "esto parece Almería...".   

Publicado en La Voz de Almería (19-1-18)

sábado, 13 de enero de 2018

Propósitos de año nuevo



¡Feliz año nuevo! Comienza 2018 y en La última escena volvemos a la carga para hablar de todo lo que rodea al mundo del cine y las series. Para seguir la tradición que suele acompañar a estas fechas, hoy toca contar cuáles son mis propósitos para estos próximos doce meses, en lo que a la ficción audiovisual se refiere: 

Ser más sincero que nunca. ¿Qué mejor manera de hacer honor a este propósito que empezar esta columna hablando de... Star Wars. Los últimos Jedi? Parece que fue hace una eternidad, pero hace solo unas semanas desde que la última entrega galáctica llegó a la gran pantalla. Para qué andarnos con rodeos: no me gustó; ni su sentido del humor, ni las subtramas ya bautizadas como 'Operación Marbella' y 'Persecución absurda' -quien la haya visto sabrá de lo que hablo-, ni la banda sonora de John Williams -en 'modo DJ' casi permanente, pinchando temas clásicos según los personajes que aparezcan en escena-, ni muchísimos otros elementos de la película. Confieso que los minutos iniciales o la escena espacial de 'cine mudo' me parecieron impresionantes, pero casi todo lo demás me aburrió hasta la médula: y no lo digo como fanático de la saga -no terminé de ver la última trilogía de George Lucas, con eso lo digo todo-, sino como un amante del buen cine de entretenimiento. 

No perder el tiempo. Los mayores bostezos que me he llevado durante 2017 fueron viendo las últimas películas de los universos Marvel, DC y Star Wars. Es por ello que mi pretensión es intentar, por todos los medios, 'saltarme' los visionados de Black Panther -que ya ha batido récords de venta anticipada de entradas en EEUU-, Aquaman -y eso que James Wan me cae la mar de simpático- y Han Solo -este es un caso aparte, y algún día tendré que extenderme al respecto, pero baste decir que en el instituto mi carpeta estaba forrada con fotografías de... Harrison Ford-. No sé si seré capaz de superar este 'reto' personal, pero en cualquier caso iré dando fe de su cumplimiento -o incumplimiento- en esta columna. 

Disfrutar de lo que me gusta. La onceava temporada de Doctor Who; la sexta entrega de Misión Imposible; la doceava temporada de Supernatural -cada vez estamos más de cerca de coger el ritmo de la serie-; El pasajero, la nueva colaboración entre Jaume Collet-Serra y Liam Neeson -una debilidad personal, por más rutinaria o clónica que pueda llegar a ser la propuesta-; el retorno del mejor reality de la historia -Terrace House- a tierras niponas; La forma del agua de Guillermo del Toro -una de las que no pudimos ver en el último Sitges-... Hay mucho por ver este año, y lo iremos comentado aquí, en La última escena

Publicado en La Voz de Almería (12-1-18)

viernes, 15 de diciembre de 2017

Navidades 2017



Escribo estas líneas unas pocas horas después de confirmarse que Walt Disney Company ha comprado buena parte del conglomerado de Century Fox, incluyendo sus filiales cinematográfica y televisiva. ¿Uno de los factores más decisivos? El poder competir con Netflix en las mejores condiciones posibles una vez que Disney estrene su propia plataforma de contenido VOD. La noticia, de la que ya se habían ido desvelando bastantes detalles durante las últimas semanas, es de tal calado que habrá que esperar unos cuantos meses -incluso años- para opinar con algo más de criterio: ¿cuál será el grado de independencia que tendrá la Fox?, ¿cuánto tardará Marvel Studios en incorporar a los X-Men y/o a los Cuatro Fantásticos al universo MCU?, ¿qué supondrá esto para la saga Avatar -tendremos aún más secuelas más allá de las cuatro ya planeadas-?, etc. 

Los últimos Jedi. Este fin de semana, precisamente, llega a las carteleras la nueva entrega de Star Wars, una de las adquisiciones más recientes del 'Imperio' Disney -no he podido evitar el chiste…-. El recibimiento después de los primeros pases no ha podido ser más positivo y se destacan, sobre todo, dos aspectos: el sorprendente rumbo narrativo de la película y lo emotivo de algunas escenas. Como ya he comentado en esta misma columna, El despertar de la fuerza me ganó totalmente en el primer visionado, pero no me pasó lo mismo al revisarla en formato doméstico; y en cuando a Rogue One, formo parte de aquellas personas -no sé si pocas o muchas- que no disfrutaron ni de sus personajes, ni de su banda sonora, ni de sus cameos digitales. ¡Cruzo los dedos! Y, por supuesto, la comentaremos próximamente.  

Carta a Papá Noel. Este año me pido -en lo que a cine y televisión se refiere, porque si no esto podía quedar demasiado largo-: que se editen en España ediciones en formato doméstico tan fabulosas como las de -por ejemplo- Arrow Video; que no tardemos mucho en ver el primer avance de la accidentada Misión Imposible 6; que el especial navideño de Doctor Who no decepcione y que Jodie Whittaker -la nueva protagonista- aparezca el máximo de segundos posibles en pantalla; que por fin haya noticias sobre una nueva temporada de Happy Valley; o que el cine comercial estadounidense remonte la mala racha en la que lleva sumido los últimos años -por pedir que no quede- 

PD. Hace unos días, y como todos los años, en casa volvimos a ver… La Jungla de Cristal. Estuvimos a punto de no seguir con la tradición, pero afortunadamente las circunstancias nos fueron favorables y John McClane volvió a entrar en el Nakatomi Plaza. Un film que mejora en cada visionado. Felices Fiestas a todos y todas.  

Publicado en La Voz de Almería (15-12-2017)